SAN SALVADOR, 10 sep (Xinhua) — La disciplina de los chinos y la solidaridad del gobierno han sido determinantes para China en su lucha contra la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), dijo el presidente de la Asociación Salvadoreña de Amistad con el Pueblo de China (Asachi), Manuel Flores.

China logró controlar el brote de la COVID-19 por su alto nivel de organización y el sólido liderazgo del Partido Comunista de China (PCCh), explicó Flores en entrevista con Xinhua.

«Una de las cosas que nos sorprendió fue la manera rápida en la que el Gobierno y el Partido respondieron a la demanda de salud del pueblo», señaló.

«Desde su fundación, el Partido Comunista (de China) ha demostrado coherencia, disciplina, organización y lealtad al país», agregó el también diputado del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El político elogió particularmente el esfuerzo de China por aislar a la ciudad de Wuhan y luego extender los controles a las provincias y fronteras para detener a la enfermedad.

Además, la movilización efectiva de los expertos en el sector salud fueron clave para que las pérdidas humanas en China fuesen mucho menores que en otras naciones, con poblaciones mucho más pequeñas.

«Creo que, en esta parte, China demostró que, con la disciplina, con la organización y con los avances científicos que tiene pudo contener a la COVID-19, ha sido un ejemplo para el mundo», detalló.

En forma adicional, el presidente de la Asachi resaltó la unión de la medicina tradicional china con la medicina moderna para el control de la pandemia.

En su opinión, China dio muestras de una solidaridad «sorprendente» con el mundo entero, al ofrecer ayuda humanitaria vía alimentos, mascarillas, equipos biomédicos, así como brigadas de apoyo.

«China, de inmediato, se dio cuenta por su propia experiencia histórica que esta pandemia pudo haber destruido al mundo, como en la época de la peste bubónica o la peste negra que acabó con millones de pobladores en el inicio del siglo XX», dijo Flores.

«Vale la pena destacar que no hubiera sido posible sin la dirigencia del Partido Comunista (de China), creo que es la clave fundamental, el amor a la humanidad y el respeto que China tiene a las relaciones que tiene de tú a tú con las naciones y los pueblos del mundo entero», indicó.

Flores también resaltó la conducción económica de China, ya que fue una de las pocas naciones que vio crecer su productividad en el segundo trimestre del año, al acomodar sus procesos a las condiciones que demandó la pandemia.

Por ello, dijo, América Latina y su país, El Salvador, deben estrechar aún más sus vínculos con China hacia adelante, no solo a través de la comercialización de productos, sino mediante el intercambio de tecnologías y de experiencias entre la población más joven.

«La crisis nos va a golpear y esperemos tomar la experiencia china, cómo vencieron a la COVID-19, cómo el pueblo continuó trabajando y cómo están haciendo, aparte de la solidaridad, la relación comercial y la producción y, sobre todas las cosas, las inversiones en el mundo», dijo Flores.

«¿Qué falta? Coordinar, buscar los canales de comunicación, buscar los enlaces efectivos, buscar la manera en cómo incorporar en nuestra agenda regional a China de una vez por todas», afirmó.

Fuente Xinhua: http://spanish.xinhuanet.com/2020-09/11/c_139359432.htm